[Edición especial] Sex Education: hablemos sin prejuicios

Quizás por la primicia de la serie “Otis, un chico virgen y tímido abre en el colegio junto a su amiga Maeve una consultorio de terapia sexual para adolescentes, Sex Education no nos llamaría tanto la atención, pero sin dudas el nombre Gillian Anderson le da el toque final a esta serie que apostó a lucirse en el momento de cambios culturales que estamos viviendo. Y es que Netflix es plenamente consciente de ello, aunque probablemente sus creadores no llegaron a sospechar que la serie escalaría su target planeado (adolescentes) y llegaría a todo el público adulto.

 

En pleno auge del debate social sobre la diversidad sexual, la serie nos presenta no sólo personajes femeninos fuertes como Jane, la madre de Otis (interpretado por Gillian), o Maeve, sino que toca temas de coyuntura actual como aborto, homofobia, transfobia, abandono familiar, y la presión que tienen los adolescentes por lograr la excelencia sexual.

 

Durante su gira para la promoción de la serie, Gillian Anderson visitó la Argentina en el marco de la décima edición de Argentina ComiCon, y en la conferencia de prensa justamente habló de lo encantada que estaba con el show y su personaje

 

 

“Siempre elijo personajes femeninos fuertes, me fijo en ello cada vez que me ofrecen un papel, y en el caso de Jane, me encantó en cuanto la vi: no sólo es una madre soltera con un hijo adolescente. Es una terapeuta sexual, su casa está llena de objetos con formas fálicas que avergüenzan a su hijo e inclusive su lugar de trabajo, pero luego esto le servirá a Otis para comprender por qué es tan importante que conozcamos nuestros cuerpos”

 

Anderson, quién llegó a la Argentina en medio de la “marea verde” y la expectativa por la votación de la ley por el aborto legal, seguro y gratuito, no tardó en colocarse un pañuelo verde para llevarlo durante toda su estadía en Argentina, en las charlas y los meet & greets. También envió un tuit sobre esta decisión e hizo oídos sordos a las críticas del fandom1 local, que por lo general suele ser bastante conservador.

 

 

 

 

Al mismo tiempo hizo una subasta de 3 remeras firmadas por ella cada día de la convención a beneficio de su organización “Women for Women” en el Reino Unido.

 

 

 

 

Y no sólo eso, quienes se acercaron al evento con una donación (comprobable) a la misma, ella les firmará el ticket de recibo gratis

 

 

 

 

 

Y es que Gillian es feminista, se autodefine como tal y no solo eso sino que fue una de las primeras mujeres de Hollywood en exponer la diferencia de paga entre e protagonistas masculinos y femeninos, en su ensayo que tituló We: A Manifesto for Women Everywhere en el cual ya expone al patriarcado y critica al ideal de mujer sumisa y a la sombra de los hombres.

 

No escribí el libro sola, todas las publicaciones que hice a lo largo de estos años fueron co- escritas -en este caso junto a Jennifer Nadel- porque para una madre con 3 hijos y el trabajo que tengo es imposible, este libro fue escrito en particular, entre esperas en aeropuertos, habitaciones de hotel… Pero quería hacerlo porque pretendía dejar un mensaje claro

 

Con este trasfondo, no es raro que le haya llamado la atención el personaje de Jane,

“más allá de ser una mujer independiente, es un personaje complejo para una comedia -no suelo hacer comedias- porque por un lado vive su sexualidad y lleva hombres a su casa todo el tiempo con ese fin, pero por otro es una madre invasiva, controladora que llega a meterse en la vida de su hijo más de lo que debería y causarle muchos problemas”

 

 

Una mirada a la diversidad sexual

 

 

De todas formas Jane no es el único personaje femenino fuerte de la serie. Maeve ( Emma Mackey ) también vive su sexualidad a pleno y en consecuencia luego deberá enfrentar una difícil decisión (o no tanto). Este es uno de los primeros momentos donde a pesar de ser una serie innovadora, ella misma se convierte en el estereotipo que la serie critica: la chica que se acuesta con medio colegio (o al menos tiene esa fama), termina embarazada ¿No podía pasarle a alguien que en su primera vez no se cuidó, o que tenga un perfil más bajo? No, debían caer en esta obviedad y hasta cliché.

 

De cualquier manera, Maeve es uno de los hilos que mueve a Otis (no sólo por una cuestión de atracción) sino porque es quién ve por primera vez el talento del chico heredado por su madre, luego de pasar horas de su vida escuchándola una y otra vez junto a los clientes.

 

Maeve es quién administra el proyecto juvenil, quién consigue los clientes o idea formas de conseguirlos, y se encarga no sólo de cobrar lo que corresponde sino de que nadie los pase por arriba. Lógicamente ella y su compañero tendrán algunas diferencias, pero ella no deja de ser, en esta versión también, la chica fuerte.

 

Otis (Asa Butterfield) es el protagonista y se percibe en este personaje que ser hijo de una mujer empoderada como Jane no es fácil y esto provoca que el muchacho haya crecido con carácter opuesto al de su madre: es tímido, y muy inseguro de si mismo. Maeve es quién constantemente lo impulsa para entrar en acción, y aunque su mejor amigo Eddie también lo intenta, el atractivo de la muchacha hace que sus formas sean más efectivas.

 

A lo largo de la serie (y al igual que todos los personajes) Otis va creciendo y realizando su camino de auto-descubrimiento (tanto sexual como intelectual) convirtiéndose en el gurú sexual de su secundaria. Este cambio no es espontáneo y crece en complejidad. En ese sentido el personaje se torna muy similar al de su madre en cuanto a complejidad se refiere.

 

Si de diversidad sexual se trata, el mejor amigo de Otis, Eddie (Ncuti Gatwa), tiene clarísimo quién es y que le gusta, al igual que Maeve, sin importarle el que dirán. Es uno de los pocos personajes que se muestra tal cual es, y aunque muchas veces es marginado e insultado con comentarios homófobos, tiende a responder con una sonrisa.

 

Quizás más explícito que Otis, Eddie también termina dando clases de educación sexual (enseñándonos una vez más como es necesaria la misma en las escuelas) mostrándoles a sus compañeras, con una banana, como se practica sexo oral. Y a pesar de ser burlado luego por sus compañeros, se entiende claramente que hacía falta, y él es consciente de ello.

 

 

Interés por personajes sin hipocresías

 

Si bien la serie ha apostado por lo controversial y una temática de género en todos sus personajes, sin dudas Eddie marca una diferencia entre otros personajes similares propuestos por Netflix en los últimos tiempos, como Suzie (Lachlan Watson) en Las escalofriantes aventuras de Sabrina , o Nomi (Jamie Clayton) en Sense8. El apunta a otro nivel. Un día se viste con un vestido de animal print, al siguiente con pantalón y remera. Hace lo que quiere, como quiere y es como quiere ser en todas sus facetas.

 

Otro de los personajes adolescentes que nos sorprende en la serie es Adam (Connor Swindells) quién se muestra como el chico duro del colegio y es uno de los primeros en acudir a Otis en busca de ayuda, aunque no será, a lo largo de la serie, al único personaje que acudirá. En ese sentido Adam termina sorprendiendo, a pesar de la postura ortodoxa de su padre (y por la cual, entendemos, que muchas veces el muchacho se muestra como se muestra)

 

Como explica Anderson, todos los personajes de esta serie tienen matices, y eso es lo que hace más interesantes los conflictos: el típico chico abusivo del colegio tiene problemas para eyacular, la parejita perfecta que no se siente cómoda con el tipo de sexo que tiene, y es por eso que las sesiones de Jane le servirán a Otis para darle un sentido a la vida sexual de estos personajes y la propia.

 

 

Fotos: Florencia Rodríguez Vida

 

Imágenes: publicidad de la serie "Sex Education"

Footnotes: 

1. Fandom es un término de origen anglófono que se refiere al conjunto de aficionados a algún pasatiempo, persona o fenómeno en particular.

Etiquetas

More from the edition

More on the topic

Recursos Destacados

Añadir nuevo comentario