¿Por qué quieren protegernos a las mujeres cuando navegamos por internet?

Parece increíble, pero en varios paneles sobre temas de seguridad y privacidad en internet la tónica dominante fue considerar a las mujeres como parte de la población “vulnerable” cuando se trata de navegar por internet, como si tuvieran que ser protegidas de no se sabe bien qué males o peligros. ¿Será que la mitad de la población mundial tiene que ser “cuidada” especialmente cuando accede, trabaja o se entretiene en el ciberespacio?


Pienso en los millones de mujeres en todo el mundo que a diario manejan sus autos o transportes públicos, llevan a sus hijos e hijas al médico, toman decisiones sobre las compras y la alimentación familiares, desarrollan sus profesiones u oficios o gerencian sus empredimientos y negocios sin que nadie las tome por “vulnerables”. ¿Por qué entonces la necesidad de protección en internet?¿Qué peligros acechan allí a las mujeres? ¿Y si en lugar de enfatizar en conceptos proteccionistas (y también patriarcales) trabajáramos para que las mujeres se empoderen en el uso de la tecnología para tomar sus propias decisiones sobre en qué quieren involucrarse, qué quieren averiguar y a dónde quieren navegar en el ciberespacio?


Una colega de la organización de mujeres musulmanas “La Violencia no es Nuestra Cultura” nos contó una experiencia de empoderamiento de niñas adolescentes en el uso de la tecnología que tuvo lugar en un grupo de escuelas en Senegal. Para educarlas y crear conciencia acerca de un tema muy sensible, la mutilación genital femenina, que afecta a muchas niñas en ese país se les enseñó a utilizar las herramientas de internet para buscar información, comparar posiciones y acceder a la legislación nacional y de otros países sobre el tema. Luego de discutir y analizar el asunto con la participación de todas las alumnas y docentes, se alentó a las jovencitas a escribir sobre el tema y hacer llegar sus preocupaciones en un mensaje especial, dirigido a las autoridades pertinentes. El resultado de este ejercicio de ciudadania fue revelador e hizo ver a las adolescentes que hay maneras interesantes e innovadoras de ejercer los derechos utilizando las TIC y el ciberespacio.


¿Qué habría pasado si hubiera primado la idea de internet como un espacio peligroso, que las jovencitas deben evitar? Buscar información, investigar, ir conformando las ideas propias para luego tomar decisiones son parte del proceso de empoderamiento. Entonces, nada de protecciones impuestas por quien sabe qué organización, sea de gobierno, privada u ONG. Los derechos a la comunicación de las mujeres en internet deben ser plenos para ejecer también una ciudadania plena en todos los espacios.