'El novio de mi hermana la controlaba con el celular'

En la película española “Te doy mis ojos”, de la directora María Iciar Bollain, el personaje principal ejerce la violencia contra su mujer de muchas maneras. Incluye el uso del celular para controlar su vida y hostigarla sin miramientos. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se han convertido en poco tiempo en nuevos canales para ejercer la violencia de género. Internet, un espacio que durante muchos años facilitó el intercambio, la participación y la democratización de las comunicaciones, con el auge de la comercialización del ciberespacio ha logrado transformarse en un lugar donde también se expresa la discriminación y la violencia hacia las mujeres.


En una investigación sobre las conexiones entre el uso de tecnologías TIC como canales en los que se ejerce o se expresa la violencia contra las mujeres, se ha establecido que los últimos adelantos en materia tecnológica se usan para hostigar, controlar y ejercer violencia, principalmente psicológica, contra las mujeres.


El estudio del Programa de apoyo a las redes de mujeres de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (PARM LAC de APC) establece tres áreas principales en que las TIC son utilizadas con estos fines: la violencia doméstica, la violencia sexual y la violencia hacia las mujeres en zonas de conflicto.


Controles digitales, violencia virtual y psicológica



“El novio de mi hermana usaba el celular para controlarla. Parecía un buen tipo, pero no la dejaba tranquila, con llamadas y mensajes a cada rato y enojándose si ella no respondía. Llegó un momento que eran tantas sus interrupciones que mi hermana ya no podía trabajar, ni estudiar, ni conversar con nadie. Era una persecución constante, aunque él parecía muy amable cuando se encontraban. Por suerte, mi hermana pudo cortar la relación, pero le costó tomar conciencia de que en realidad este novio era un violento”, relató Aurelia en una consulta.


Las TIC han abierto nuevas avenidas de control para los abusadores. Ya existen denuncias sobre la manera en que determinadas tecnologías se usan para amenazar a las mujeres. Entre ellas hay algunos casos muy cotidianos.

 software espías, para vigilar los correos electrónicos, la navegación por Internet y los chateos tecnología inalámbrica para escuchas, con el fin de vigilar conversaciones telefónicas o en otras habitaciones de la casa vigilancia visual, con cámaras ocultas y webcams rastreos, con dispositivos inalámbricos en los automóviles para conocer el recorrido y el paradero de los mismos.


Violando derechos personales y de la privacidad y con una violencia sutil, pero constante y opresiva, la utilización de TIC se está convirtiendo en parte integral de las tácticas de maltrato a las mujeres por parte de sus parejas en el ámbito doméstico.


En materia de violencia sexual, el uso de TIC ha permitido una mayor circulación de imágenes y mensajes. Existen videojuegos en Internet que incluyen situaciones de sexo violento, donde las mujeres son atacadas, ultrajadas, violadas, torturadas, incluso hasta la muerte. Pero aún la pornografía habitual tiene derivaciones preocupantes, porque su repetición constante termina denigrando a las mujeres y banalizando el acto sexual. Un 12 por ciento de los sitios de Internet son de contenido pornográfico y constituyen parte de un negocio gigantesco y de una industria que produce anualmente 57 mil millones de dólares. Se calcula que cada usuario o usaría de Internet recibe diariamente un promedio de 4,5 mensajes pornográficos y que la pornografía es parte del entretenimiento diario de millones de personas en todo el mundo.


A esto se agrega también el voyeurismo digital. Ayudado por celulares con cámaras fotográficas, las filmadoras digitales y la rapidez de Internet. Ya son varios los casos conocidos en el mundo del arte donde se ha denunciado la presencia de mujeres que circulan a través de filmaciones o fotografías donde se aprecian actos sexuales o situaciones sexuales humillantes. Las imágenes fueron diseminadas ampliamente por Internet. Con estas herramientas digitales las mujeres se ven reducidas a cuerpos pasivos o cosificados e incluso cobran importancia los cuerpos sin rostro, donde sólo interesan determinadas partes de la anatomía femenina que son difundidas por la red.


¿Pueden dañar los mensajes electrónicos con propuestas e insinuaciones sexuales, o imágenes eróticas no solicitadas? Si estos se repiten varias veces al día, de manera insistente y agresiva, seguramente comenzarán a dañar a la persona que los recibe, creando inseguridad, temor y, en breve tiempo, síntomas de estrés. Nuevas modalidades de acoso sexual llegan al correo electrónico de las mujeres, enviados desde el anonimato de los que se ocultan tras nombres falsos. No es nada sencillo descubrir al agresor y muchas veces, las mujeres se ven obligadas a dejar de utilizar sus direcciones electrónicas habituales o a abandonar las salas de chateo para evitar que continúen las agresiones.


También existen casos de asedio cibernético en los que se expresa la violencia contra las organizaciones de mujeres, en especial aquellas que defienden los derechos de las mujeres o que tratan temas controvertidos, como los derechos sexuales y reproductivos. Se calcula que un 15 por ciento de los sitios de organizaciones de mujeres han sufrido este tipo de asedio, ya sea con bloqueos provocados o con ataques de virus o gusanos cibernéticos especialmente dirigidos en su contra. En las zonas de conflicto bélico, las TIC han sido utilizadas para perpetuar las imágenes de las mujeres como víctimas, para recalcar su situación de enemigas, como ocurrió en Ruanda con las mujeres tutsis, o para silenciar la realidad de las consecuencias de la guerra, como las filmaciones en las que se pretende demostrar que las guerras modernas son guerras “limpias”, como si se tratara de juegos virtuales que no dañan a los civiles ni destruyen casas ni edificios públicos.


Usando las TIC para terminar con la violencia contra las mujeres



Pero las mujeres y sus organizaciones no se han quedado con los brazos cruzados ante este panorama. Son muchísimas las organizaciones de mujeres que utilizan las TIC para combatir la violencia de género, para alertar y prevenir posibles situaciones de violencia doméstica y para dar asistencia a las víctimas. A comienzos de 2006 existían 24880 sitios web dedicados a este tema, en diversos idiomas y que ponían a disposición recursos y posibilidades de ayuda en distintos países y regiones.


Las organizaciones de mujeres utilizan también el chateo para aconsejar, brindar asistencia y acompañar a las víctimas de violencia, además de mantener servicios de asistencia telefónica durante las 24 horas y sitios web con indicaciones de cómo actuar y a quienes recurrir ante las agresiones.


En los últimos meses, dos organizaciones de mujeres han desarrollado campañas en Internet para hacer frente a la violencia contra las mujeres. La Radio Internacional Feminista (Radio RIF), de Costa Rica, focaliza su campaña en la necesidad de construir espacios libres de violencia contra las mujeres en Internet y crear conciencia de la necesidad de erradicar esta violencia de la red. También enfatiza el análisis desde la perspectiva feminista de no separar lo público de lo privado, contribuyendo a visibilizar la violencia contra las mujeres y su conexión con otros tipos de opresión y discriminación, como el sexismo, la homofobia, el androcentrismo, el racismo, el etnocentrismo. http://www.radiofeminista.net/agosto06/camp_violencia/camp_violencia.htm


Por su parte el PARM LAC, desarrolló una campaña en la que invita a las mujeres a dominar la tecnología para luchar contra la violencia de género. Es cierto que las mujeres muchas veces han quedado relegadas en el acceso a los conocimientos tecnológicos y que se hace imprescindible su participación plena en el desarrollo y creación de TIC, como también en la discusión de las políticas públicas en el ámbito de las TIC. Sólo de esta manera podrán operar en estos nuevos espacios sin perpetuar los desequilibrios de poder existentes. www.genderit.org


“Conectadas por una red libre de violencias” y “Dominemos la tecnología” son los slogans de estas campañas que llaman a las mujeres a no permanecer ajenas a lo que ocurre en los espacios virtuales ni en el uso de las tecnologías de información y comunicación más sofisticadas. Es fundamental que las mujeres actúen con firmeza en todos los ámbitos, para abogar por una sociedad inclusiva que rechace la violencia contra las mujeres y contra cualquiera de sus integrantes.

Region

Related links

Add new comment