Los 15 de la Campaña por el Aborto Legal: la marea verde no salió a las calles, pero inundó las redes

LAS HISTÓRICAS

“Queremos resaltar la decisión de un grupo de mujeres que se animaron a levantar la voz para tocar un tema tabú, que aunque rodeado de la más grande hipocresía, forma parte intrínseca de la vida de las mujeres”, declaraban en 1998 las integrantes de la Comisión por el Derecho al Aborto tras cumplir su primera década de vida. Esta agrupación nació en 1987, pocos años después de que terminara la dictadura cívico militar en Argentina. Cuando la abogada Dora Coledesky regresó de su exilio, se había vinculado al feminismo europeo, y en conjunción con Alicia Cacopardo, Liliana Pelliza, Patricia González, Zafina Newbery, Mabel Bellucci y otras mujeres manifestaron la necesidad de que la reciente democracia incluya el derecho al aborto. 

Ellas no sólo generaron debates y publicaciones con información acerca del aborto clandestino como problemática social, también se animaron a hablar del tema en la calle. Literalmente, pusieron el asunto sobre la mesa: improvisaron un escritorio en la esquina de Callao y Rivadavia, justo frente al Congreso de la Nación, en pleno centro de Buenos Aires, y allí hablaban de la importancia de romper el silencio, denunciaban las muertes que generaba esta práctica por su clandestinidad y recolectaban firmas en adhesión al aborto legal.

molino_esquina.jpeg

Tres mujeres en el escritorio de la esquina de Callao y Rivadavia

Integrantes de la Comisión por el Derecho al Aborto en su escritorio instalado en la esquina de Callao y Rivadavia, Buenos Aires.

Un espacio fundamental para el debate fueron los Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM), jornadas de tres días que se realizan anualmente en Argentina desde 1986. Es una práctica social autogestionada, democrática y horizontal que funciona como un espacio de encuentro, de formación y de discusión. En el XVIII ENM en 2003 se organizó la primera Asamblea por el Derecho al Aborto y se utilizaron por primera vez los pañuelos verdes que en la actualidad son el símbolo de una lucha que continúa.
En el XVIII ENM en 2003 se organizó la primera Asamblea por el Derecho al Aborto y se utilizaron por primera vez los pañuelos verdes que en la actualidad son el símbolo de una lucha que continúa.
A este grupo de mujeres pioneras a las que ahora las llaman “las históricas”, se sumaron otras feministas: fueron 70 mujeres las que en mayo de 2005 dieron origen a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito. La idea era realizar actividades y juntar firmas de apoyo durante un año, pero la Campaña siguió y creció.

MAREA  ALTA

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, impulsada por grupos feministas, mujeres pertenecientes a movimientos políticos y sociales, cuenta en la actualidad con la adhesión de más de 700 organizaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, de ámbitos académicos y científicos, trabajadores de salud, sindicatos, redes campesinas y de educación, entre otras organizaciones.
Este entramado plural elaboró y presentó proyectos de ley en numerosas oportunidades sin lograr que fuera tratado sino hasta 2018. “Nosotras presentamos el proyecto por primera vez en el 2007 como una iniciativa de la sociedad civil. Luego se presentó en el 2008 con la firma de de 22 diputados y se siguió presentando cada dos años: en 2010, 2012, 2014, 2016 y 2018”, relata Andrea Zamparini, integrante de la Campaña, a GenderIT, y explica que recién hace dos años “hubo una decisión política del presidente Mauricio Macri de no trabar la discusión. Y se llegó a debatir en el Congreso”.
La discusión estaba en la agenda pública. Ya no se trataba de “un tema de las feministas”. En la oficina, en la escuela, en la facultad, en el club, en los almuerzos familiares, se hablaba por primera vez de aborto. Mientras se trataba en la Cámara de Diputados, fuera del Congreso, ahí donde habían puesto su mesita plegable las históricas había miles de personas. Tan densa era la marea humana con pañuelos verdes que los teléfonos móviles no tenían señal y costaba caminar entre la gente. Hubo una vigilia hasta que terminó la votación: el proyecto obtuvo media sanción.
 
Luego, la iniciativa fue rechazada en el Senado. “A partir de esto la Campaña se vuelve a juntar. Elabora un nuevo proyecto tomando los comentarios y las discusiones de todo este debate. Porque evidentemente esto tiene que volver a las Cámaras y queremos que sea aprobado. Se elaboró otro proyecto que se volvió a presentar el 28 de mayo del 2019. Es decir, que este año, el 28 de mayo, cumplimos 15 años y cumplimos un año de que ese proyecto haya sido presentado en el Congreso”, cuenta Zamparini.

La discusión estaba en la agenda pública. Ya no se trataba de “un tema de las feministas”.

EN PANDEMIA, SIN LEY   

Existe en el país un Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) para garantizar el acceso al aborto no punible, contemplado para embarazos causados por violación o que impliquen un riesgo para la salud de la persona gestante. Sin embargo, desde la Campaña  advierten que la falta de una ley complica el acceso a ILEs y este escenario se agrava por la pandemia. En Argentina el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio declarado por el gobierno comenzó a regir desde el 20 de marzo y sigue vigente. 

“Nos escriben a las redes de la Campaña preguntándonos si los lugares de atención a la salud funcionan, si pueden ir, si les va a parar la Policía”, resalta Zamparini y advierte la preocupación por la desinformación respecto al hecho de que los anticonceptivos y el acceso a ILES son suministros de emergencia, según lo declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Esto tiene que estar asegurado. La gente lo tiene que saber. Las compañeras de la red de salud y Valeria Isla (directora nacional de Salud Sexual y Reproductiva) nos cuentan que las personas no están llegando a los centros de salud. O sea, las pibas no están yendo a abortar, a interrumpir sus embarazos porque tienen miedo, porque no saben. Si bien nosotras trabajamos en las redes día y noche, aún hay un montón de gente que no tiene claro que el aborto es legal en este país por causales. Entonces se genera una especie de temor y terror a no circular por la calle y eso hace que no lleguen a los centros de salud”.

Al desconocimiento de que salir a buscar métodos anticonceptivos o acceder a una ILE son prácticas que están permitidas en el contexto aislamiento social obligatorio por el COVID-19, se suma que muchos lugares de atención a la salud cambiaron sus horarios y modos de trabajo. “La cuestión interdisciplinaria que se venía trabajando en las consejerías de ILE, donde había siempre un trío o al menos un dúo de una médica generalista y una psicóloga o trabajadora social, no se está pudiendo garantizar por un tema de que hay tabicamiento de equipos de trabajo”, describe Andrea Zamparini respecto a que por precaución, para evitar que un equipo de salud entero se enferme, se modificó la organización y no hay multidisciplinariedad.

Al desconocimiento de que salir a buscar métodos anticonceptivos o acceder a una ILE son prácticas que están permitidas en el contexto aislamiento social obligatorio por el COVID-19, se suma que muchos lugares de atención a la salud cambiaron sus horarios y modos de trabajo

“Las chicas no están yendo a hacerse los abortos. Entonces hay una gran preocupación por parte de Valeria Isla -que nos la manifiesta y estamos en diálogo con eso- de que luego, cuando todo esto se calme un poco, va a haber embarazos avanzados, de segundo trimestre, y el Ministerio de Salud va a tener que resolver esto de alguna manera”, remarcan desde la Campaña y en este sentido subrayan que “las profesionales de la salud están súper preocupadas porque con la situación de pandemia todo está empeorado. Pareciera que los derechos que hemos ganado han retrocedido. ¡Necesitamos la aprobación de una ley de aborto ya! Es urgente”.

INUNDAR LAS REDES 

Por tradición, los cumpleaños de 15 de las mujeres en Argentina - y en muchos otros países de Latinoamérica- se celebran a lo grande. Culturalmente cumplir 15 años se relaciona con convertirse “en señorita”, con dejar de ser niña. Y aunque en esas celebraciones, entre grandes tortas rosadas y vestidos esponjosos abundan los estereotipos sexistas, suelen ser aniversarios recordados porque implican un momento bisagra en la vida de las mujeres. Los 15 años de la Campaña fueron un aniversario de lucha, de demanda de derechos y también de fiesta. Se espera que este año se vuelva a debatir el proyecto en el Congreso, por eso los hashtags elegidos para la ocasión fueron #15añosdeCampaña y  #AbortoLegal2020. Sin la posibilidad de cubrir las calles de verde por la cuarentena, la presencia fue virtual. 

Sin la posibilidad de cubrir las calles de verde por la cuarentena, la presencia fue virtual. 

En los días previos al 28 de mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer y cumpleaños de la Campaña, en las redes sociales se propuso que les usuaries compartan sus consultas y dudas respecto al aborto y cada una de esas preguntas fue contestada a través de posteos en lo que llamaron “La Campaña Responde”.

screenshot_20200526_154316_com.instagram.android2.jpg

Captura pantalla Instagram con preguntas

Historia de "La Campaña responde" en Instagram.

Desde otra perspectiva, más académica, se llevaron adelante encuentros virtuales de la Red de Cátedras en Universidades Públicas Nacionales sobre Educación Sexual Integral y Derecho al Aborto (RUDA).  

Video del segundo encuentro de RUDA: "ILE en tiempos de COVID-19"

 

Además de ser un colectivo diverso compuesto por múltiples organizaciones, la Campaña es federal: están las cuentas de redes de la Campaña nacional y también de las regionales. Todas ellas coordinaron para armar un “redazo” en Twitter, Instagram, Facebook y YouTube. Cientos de fotos de usuaries con pañuelos verdes inundaron la web. A las imágenes y se sumaron una variedad de videos cortos, como el que muestra a Dora Coledesky hablando en la primera Asamblea por el Derecho al Aborto.

Uno de los contenidos destacados fue la genealogía: una línea del tiempo que incluye los hitos más importantes en la historia de la demanda al Estado de una ley de derecho al aborto. Se elaboró de forma colaborativa y cuenta con documentos de las primeras solicitadas en los diarios, videos de las integrantes más antiguas que vivieron la creación de la Campaña y fotos que tuvieron que digitalizar para la ocasión.

En Youtube y Facebook se podía seguir la jornada en directo. Ésta incluyó desde testimonios de las pioneras hasta temas musicales interpretados en vivo. La transmisión duró seis horas y cerró con la voz de la periodista Liliana Daunes, quien leyó la declaración de la Campaña. Luego, la celebración siguió con el Festival por el aborto legal, libre y feminista de la mano de Las Socorristas en Red, una organización que forma parte de la Campaña y que preparó una hora de shows.

Desde las 11 de la mañana hasta las 21 la web sostuvo otra red tejida durante años con nodos que tienen una historia viva en los feminismos que pelean contra las injusticias. “Nos reunimos, nos abrazamos en la persistencia de la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito. Levantamos con orgullo nuestros pañuelos verdes que simbolizan la vida, no como mero dato biológico, sino como un horizonte de autonomía, plenitud y dignidad”, dicen con emoción quienes muestran una historia compartida desde hace 15 años.